three
05 Ene 2015

¡Ya vienen los Reyes Magos!

Mucho se ha escrito, estudiado y narrado acerca del origen de los reyes magos, pero hasta la fecha, sólo hay una cosa clara, y es que todos esperamos con mucha ilusión la llegada de estos tres reyes, o no, que vienen cargados de regalos.

Su origen e incluso existencia, no han quedado definidas. La biblia los menciona, pero no como reyes, sino como magos; tampoco se concreta que fuesen tres, pero sí que ésta fue la cantidad de regalos que ofrecieron al niño Jesús, el oro, el incienso y la mirra.

La historia y la leyenda han avanzado juntas en el tiempo dando lugar a la famosa creencia de la noche de reyes. Según cuentan, La madrugada del 5 al 6 de Enero, tres reyes emprendieron un largo viaje para conocer al recién nacido Jesús, y cada uno ofrecerle un regalo. Estos reyes fueron avisados por el entonces emperador Herodes para que fuesen a conocer al niño que acababa de nacer en un pesebre, con la intención de que a su vuelta, le indicaran exactamente dónde se encontraba el futuro mesías.

Los reyes, avisados por un ángel de la verdadera razón por la que el emperador quería saber dónde estaba Jesús, regresaron por un camino distinto para que el emperador nunca le encontrara.

A partir de ahí, la historia que recoge la biblia se ha ido completando con otras muchas versiones y creencias que han derivado en la que hoy conocemos como la mágica noche de reyes.

Y es que en España, la navidad no termina hasta que llegan los reyes.

La ilusión que envuelve a la madrugada del 5 de Enero es indescriptible, y sobre todo, para los niños (y algunos no tan niños). Todo comienza con una carta escrita a la atención de “Sus Majestades los Reyes de Oriente” y entregada al paje real días antes de la famosa cabalgata.

La tarde del día 5 es una fiesta de color y magia dedicada a los más pequeños. La cabalgata va encabezada por los reyes, cada uno en su carroza, y seguidos de otras más en la que se representan personajes de cuentos. A lo largo del recorrido, se reparten caramelos y golosinas que son lanzados desde las carrozas.

Una vez que la cabalgata llega a su fin, es hora de marcharse a casa, tomar un poco del tradicional roscón, y preparar una pequeña ofrenda para los reyes (un pequeño bocado para que repongan fuerzas), y a dormir.

Amanece el día 6 de Enero, el único día del año en el que no hay que despertar a los pequeños de la casa para que se levante temprano. Junto al árbol, aparecen los regalos que han dejado los reyes; aquellos que no se hayan portado del todo bien, recibirán el correspondiente carbón. Es sin duda, un momento mágico que se describe en la cara y en la sonrisa de los niños.

 

¡Feliz noche de reyes!

Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *