TrufaBlancaMelanosporum
14 Ene 2015

Ya huele a trufa

Este preciado manjar, se presenta en Europa con más de 30 especies reconocidas, aunque las más cotizadas son las trufas blancas (Tuber Magnatum Pico) que se encuentran en la zona del Piamonte italiano. Su forma irregular, su piel fina y ligeramente aterciopelada, su color ocre pálido y sobre todo, su intenso olor, hacen de la trufa blanca un elemento de lujo, y prácticamente fetiche, en la gastronomía actual.

La exclusividad del llamado “diamante blanco” viene dada por dos aspectos fundamentales: la imposibilidad de cultivarla y su escasez. La naturaleza por sí sola nos ofrece los ejemplares más deliciosos en un periodo muy corto de tiempo, de septiembre a enero.

¿Por qué es un producto tan valorado y cotizado?. Sin duda, porque la trufa ofrece unas cualidades únicas, inalterables; su calidad, exquisitez y sabor, no dejan indiferentes. Y esa particularidad se refleja también a la hora de degustarlas, ya que es un alimento que hay que consumir en poco tiempo y que no admite la cocción, pues es muy sensible al calor y perdería su aroma. Se consume cruda, rallada o laminada sobre los platos que se vayan a comer, a los que aporta su intenso aroma.

Existe además la trufa negra (Tuber Menalosporum), que es muy apreciada en España e Italia. De forma irregular y color negruzco o gris con tonos violáceos, se parece a un trozo de carbón. Su olor es intenso y picante, con sabor agradable y un ligero matiz amargo. Al igual que la trufa blanca, su recolecta depende mucho del tiempo, pero el periodo de tiempo es más amplio.

Al principio la definíamos también como “un indispensable en la naturaleza”, y es así porque las trufas forman micorrizas (una asociación simbiótica entre los hongos y las raíces de las plantas) que son esenciales en el crecimiento de una variedad de árboles.

Con pasta, huevo, arroz o patatas… simplemente deliciosas… ¿aún no las has probado? No lo dejes pasar, no queda mucho tiempo.

Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *