111
29 Oct 2014

Con una partida de golf sabré si hacer negocios contigo

Cuando jugamos al golf nos enfrentamos a nosotros mismos, a nuestro estado de ánimo, a nuestras circunstancias personales, a nuestro “swing”, nuestra elección correcta del palo, de la bola e incluso de la estrategia elegida para cada golpe.

Nos enfrentamos también al diseño del campo, a la superficie de juego, a su estado de mantenimiento. Nos enfrentamos además a las reglas del golf y a la modalidad escogida; incluso nos enfrentamos al clima del momento, a los contrincantes de nuestra partida, a nuestra experiencia en el campo y a nuestra capacidad social.

Todos estos enfrentamientos los tenemos que solucionar a lo largo de una partida de golf, desde su organización hasta haber terminado con el hoyo 19. A lo largo de todos estos enfrentamientos personales iremos dejando ver nuestra forma de actuar, capacidad de controlar nuestros nervios, impulsos, iras, satisfacciones, buenas y malas intenciones, empatía con el compañero y con los adversarios, inclinación hacia la honestidad o la trampa, cumplimiento de las reglas y normas de etiqueta…

Un jugador de golf experto, o al menos observador, tendrá la ocasión de ver cómo su contrincante resuelve todos sus enfrentamientos dejando ver sus habilidades y defectos. Esto nos permite analizar y conocer mejor a nuestro contrincante o compañero de partida y de alguna manera, decidir si queremos hacer negocios con él o no.

Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *